martes, 30 de septiembre de 2014

Literatura Japonesa: Grandes Obras

Si lo que os apasiona es leer, hay novelas japonesas que no podemos pasar por alto. Aquí os dejo unas grandes obras muy interesantes y recomendadas!




• Yo, el Gato (o Soy un Gato) -Natsume Soseki, novela

Un gato «sin nombre» se convierte en el narrador y protagonista de esta novela, un felino muy esperado que ahora reedita Editorial Trotta. El libro además de suscitar sonrisas, invita a la reflexión. El gato, que hace de filósofo, realiza en la novela un análisis de la realidad y la sociedad japonesa en la era Meiji.
«Con perdón de mis lectores, tengo que decir que los humanos tienen la inveterada constumbre de tratarnos a los gatos sin consideración alguna y con expresiones despectivas (...). Por muy gatos que seamos, no podemos consentir que se nos trate con tanta ligereza». (Yo, el Gato)



• Arenas movedizas - Junichiro Tanizaki, Siruela, novela

“Mitsuko es tan bella, que no puedo quitarle la vista de encima...”, le dice Sonoko a su marido cuando éste sospecha que ambas sostienen un amorío. Tanizaki, uno de los autores más sobresalientes de la literatura japonesa del siglo XX, publicó esta novela entre 1928 y 1930. Un flashback es el punto de partida, en el que Sonoko, ya viuda, narra a un escritor su relación lésbica y el involucramiento de un tercero en ésta.



• Paprika -Yasutaka Tsutsui, Atalanta, novela 

Tsutsui es un autor de culto poco traducido al español. En esta novela de 1993 elabora una historia fantástica que se desarrolla entre el caos, el desenfreno y mucho humor. La trama involucra biotecnología para acceder a los sueños de enfermos mentales, a una bella y sensual detective-psicoterapeuta que interpreta éstos, un obeso inventor de los dispositivos y un grupo siniestro de científicos que quiere apoderarse de los gadgets.



• Los años de peregrinación del chico sin color
-Haruki Murakami, Tusquets, novela

Aunque cada vez es más evidente que tiende a la repetición, la obra de Murakami es de las más populares del mundo. En ella recurre a sus obsesiones: la cultura pop y la música clásica (su leitmotiv), universos oníricos, mujeres complejas (a veces fantasmales), amores ideales contrapuestos a impulsos eróticos que pueden ser fatales y la tecnología como extensión del hombre.



• El hombre caja -Kobo Abe, Siruela, novela 

Una crónica bastante rara. Experimental, si hay que sugerir un adjetivo. Esta obra de los años 70 cuenta la historia de un hombre que vive en una caja. Que observa desde su mirilla. Que se hace invisible ante los demás, pero que de repente es visto, atacado y hasta usurpado. Que se encierra y garabatea y se olvida de sí. Con una prosa impecable, Abe, un escritor imprescindible, consigue un relato intimista sobre la soledad.



• El lago -Banana Yoshimoto, Tusquets, novela

Yoshimoto es una de las novelistas más prestigiosas de la literatura japonesa actual. En El lago indaga en los traumas y la tristeza a partir de dos personajes centrales y la relación que construyen casi incidentalmente: Chihiro, una artista que recién ha perdido a su madre, y Nakajima, un tipo que parece no haber superado un hecho traumático. Como suele ocurrir en su obra, Yoshimoto recurre a escenarios acuosos y nostálgicos.



• Sanshiro -Natsume Soseki, impedimenta, novela

Es tal la importancia de Soseki en Japón que algunas de sus obras son lectura obligada en las escuelas de aquel país. Además de que su rostro estuvo en los billetes de mil yenes entre 1984 y 2007. En Sanshiro retrata a la sociedad tokiota de principios del siglo XX a través de la mirada de un joven de provincia que llega a estudiar la universidad, quien, como nunca había salido de su pueblo, es presa de su ingenuidad.



• Kokoro -Natsume Soseki, novela

Esta novela, de una de las figuras literarias más destacadas de la literatura japonesa del siglo pasado, es una joya intemporal que muestra la mutua fascinación entre dos culturas, tras el largo periodo de aislamiento de Japón. Imposible dejar de leer una vez que se ha iniciado. Sorprende la actualidad del discurso y la capacidad de los japoneses para captar la problemática emocional del hombre moderno occidental “inmerso- según el autor- en una proyección únicamente individualista, nacida bajo el signo de la libertad, la independencia y la autoestima, abocado en justa compensación al saboreo de la soledad”.



• La novela de Genji -Murasaki Shikibu

Novela de Genji, Romance de Genji o Historia de Genji, es una novela clásica de la literatura japonesa, considerada una de las novelas más antiguas de la historia. Realmente la obra no tiene título, por lo que ha recibido numerosas denominaciones, de las cuales la más común y aceptada es Genji Monogatari (源氏物語 La historia de Genji). Sin embargo, ha sido publicada bajo diversos títulos. Es una novela de principios del siglo XI, cerca del cenit del período Heian. Cuenta la historia del príncipe Genji a través de 54 capítulos que incluyen toda su vida amorosa, su recuperación del poder imperial y la vida de sus hijos tras su muerte.



• Crónica del pájaro que da cuerda al mundo 
-Haruki Murakami

La novela cuenta la historia de Tooru Okada quien después de dejar voluntariamente el bufete de abogados donde trabajaba, y después de que el gato que cuida junto con su esposa de nombre Kumiko (llamado Noboru Wataya, igual que su cuñado) se haya escapado de casa. A partir de entonces recibe una llamada que marcaría el comienzo de situaciones cada vez más extrañas, relacionándose con personajes extravagantes, lo que provoca una sensación de realidad y fantasía difícilmente dilucidada, rasgo que caracteriza la obra del autor.



¡¡¡Existen muchas más obras increíbles que merecen ser citadas!!! 
Por eso, os espero en la segunda parte de Grandes Obras de Literatura Japonesa

Gracias por pasar y hasta la próxima!!!! ;) ^_^

(Imágenes seleccionadas de Google)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Volver